El legado andalusíRevista digital de la Fundación Pública Andaluza El legado andalusíaño XIII (2012)
Tipología morfológica del norte de la provincia de Granada. © Ayuntamiento del Valle del Zalabí

El valle del Zalabí. Historia de un paisaje primitivo

Ana Carreño Leyva Directora Revista El legado andalusí

El Valle del Zalabí

A escasos dos kilómetros de Guadix, en dirección a Almería, se despliega el Valle del Zalabí, que acoge bajo un único municipio las localidades de Exfiliana, Alcudia de Guadix y Charches.

Los valles y los cursos fluviales sirvieron como vías de acceso naturales desde que se asienta aquí el primer núcleo humano, y la fertilidad de sus tierras de regadío, junto con el uso incipiente de los metales con los que se construyeron rudimentarias herramientas para trabajar la tierra, fue lo que promovió el desarrollo de las técnicas agrícolas, e hicieran de este un enclave ideal, muy rico en recursos, donde estos primitivos pueblos de la época neolítica pudieron establecerse.

La utilización de las cuevas como vivienda en estas localidades carece de datación precisa, aunque algunas teorías apuntan que su origen tal vez se remonte a la época en que las tribus bereberes ocuparon la zona, pues las cuevas más antiguas -que al principio se utilizaron como fortalezas- son de finales del siglo X y principios del XI. Durante el periodo de dominio almohade (siglos XII y XIII) su uso se diversificó y sirvieron tanto como unidades de defensa como de vivienda. Los últimos musulmanes españoles que vivieron en estas tierras, los nazaríes, empezaron a utilizarlas con fines residenciales tal y como lo son hoy en día, y hay constancia de la existencia de cuevas habitadas cuando los Reyes Católicos llegaron a Guadix en 1489.

Conoce todos los articulos de
Ana Carreño Leyva