El legado andalusíRevista digital de la Fundación Pública Andaluza El legado andalusíaño XIII (2012)
Hidropedal. © Jesús Menarguez

Díaz Menarguez, un realismo casi mágico

Ana Carreño Leyva Directora Revista El legado andalusí

Los temas

En sus cuadros siempre ha intentado representar e interpretar realidades por las que se ha sentido atraído, y el hecho de pintarlas ha supuesto mostrarlas a los demás y compartir esa experiencia interior. Es así como a través de la pintura, se exterioriza un sentimiento, una idea o una emoción, algo que visualmente está cargado de un significado, o simplemente es un  momento que intentamos retener. Cree que todo lo que nos rodea es importante o trascendente dependiendo de la mirada que tengamos sobre ello.

Esto le ha sucedido con la serie de cuadros titulada Ocaso, -pintada como proyecto final de carrera, y con la que ha realizado dos exposiciones- que muestra una variedad y diversidad de objetos abandonados, normalmente en el campo, y que suscita reacciones muy diferentes entre las personas que la contemplan. Muchos no entienden porque pinta esos cacharros oxidados, coches abandonados o tazas de wáter abandonadas, y es que, en su opinión, la belleza no está en ninguna parte, no reside por norma en ningún objeto concreto y no comparte la idea de que unos objetos son más bellos que otros, por tanto, la idea de tener que buscar lo bonito y agradable como excusa para producir arte hace tiempo que dejo de tener importancia.

Ese es un regalo que los artistas actuales han recibido como herencia del pasado que no es suficientemente apreciado por muchos, bien por exceso o por defecto. Cuando ha realizado estos cuadros sabía que podría surgir un cierto rechazo o repulsa, pero si ha logrado que junto a esa sensación desagradable surgiera también la empatía y el afecto hacia estos objetos se da por satisfecho.

Durante la estancia en Italia comenzó a pintar la serie de cuadros llamada 100% Italy en la que pretendía mostrar su admiración por un tipo de mentalidad, que encontró allí, en la que muchos objetos -que aquí consideraríamos viejos o que ya no sirven- se usan y funcionan durante mucho más tiempo, se cuidan y son apreciados estéticamente. Es una serie compuesta de bicicletas antiguas, vehículos como los Cinquecento, las motos Vespa, o carruseles para niños. En ese país, lo “antiguo” no está solo en los museos, sino que convive día a día con lo nuevo. Puede que tenga que ver con el vasto patrimonio cultural que atesora ese país, y que sus habitantes saben muy bien valorar.

Conoce todos los articulos de
Ana Carreño Leyva