El legado andalusíRevista digital de la Fundación Pública Andaluza El legado andalusíaño X (2009)

La ciencia y la innovación son la base fundamental para la construcción de una economía y una sociedad más sostenibles

Redacción El legado andalusí

La ministra de Innovación y Ciencia, Cristina Garmendia, visitó el Pabellón de al-Andalus y la Ciencia para participar en el Foro del periódico Ideal

La ministra Garmendia ofreció en el Pabellón de al-Andalus y la Ciencia del Parque de las Ciencias de Granada una intervención a los numerosos asistentes en la que incidió en la importancia de una unión de criterios en la ciencia europea ante los desafíos a los que nos enfrentamos, para lo que señaló como algo prioritario la construcción del Espacio Europeo de Investigación. Por otra parte, señaló como uno de los principales problemas de la debilidad de nuestro sistema de I+D+I la baja intensidad innovadora de nuestro tejido productivo y la escasa transferencia de resultados de la investigación pública al sector empresarial.
La ministra de Innovación y Ciencia, Cristina Garmendia señaló en el Pabellón de al-Andalus y la Ciencia (Parque de las Ciencias de Granada) que "la ciencia y la innovación son la base fundamental para la construcción de una economía y una sociedad más sostenibles a medio y largo plazo". La ministra estuvo en Granada para participar en el Foro organizado por el periódico Ideal en las instalaciones de este Pabellón.

Durante su intervención, Garmendia manifestó que la apuesta que hace el Gobierno por una sociedad y una economía del conocimiento se contempla desde el prisma de la recuperación económica y se refirió a los debates del Consejo europeo de competitividad celebrado recientemente en San Sebastián. En el mismo, los diferentes países participantes hicieron hincapié en la necesidad de que el desafío al que se enfrenta el viejo continente requiere la construcción de un espacio europeo de investigación en el que el talento y el conocimiento circulen de forma libre de la misma forma en que lo hace la moneda única en los países que conforman la zona euro.

Tras alabar el desarrollo en I+D+I protagonizado por España y los logros alcanzados en los últimos años, Garmendia reconoció que la situación "dista de ser óptima" y que la propia OCDE ha sacado a la luz la principal debilidad del sistema de investigación, desarrollo e innovación español, esto es, la baja intensidad innovadora del tejido productivo y la escasa transferencia de resultados de la investigación pública al sector empresarial. "En este tiempo hemos trabajado -dijo- para potenciar y consolidar el liderazgo y la excelencia científica, reforzando particularmente la dimensión internacional de nuestra ciencia. Y por otro lado, para impulsar decididamente la transferencia de tecnología y conocimiento al sector productivo y para promover la innovación empresarial". Paralelamente, mostró su convicción de que el sistema científico va a estar a la altura de la confianza que el Gobierno y la Sociedad en su conjunto ha depositado en él. En este sentido, manifestó que "precisamente, ante el reto de la recuperación, la ciencia tiene mucho que decir aquí y ahora: Y uno de nuestros objetivos es facilitar esta respuesta a la crisis desde la ciencia, trasladando de forma generalizada, más rápida y eficiente el conocimiento científico y tecnológico que nuestro sistema genera, para que este conocimiento redunde en cultura, bienestar y riqueza. No creo que ninguno de los presentes -continuó- dudemos de la importancia que tienen, en sí mismos, los avances científicos y, por tanto, de la necesidad de seguir impulsando la investigación básica no orientada. Pero tampoco podemos olvidar que sólo desde una economía fuerte es posible atender con recursos adecuados la investigación fundamental. Y en el caso de nuestro país, este fortalecimiento de la economía pasa necesariamente por un mayor componente científico y tecnológico en nuestras actividades productivas, una tarea en la que el sistema público de I+D+I también está involucrado".

También señaló que hay que tener presente que una de las principales fortalezas que hoy tiene España para su recuperación económica se basa en el stock de conocimiento y talento de las instituciones de investigación y desarrollo tecnológico. "Un stock -señaló- que ha costado muchos años y mucho dinero, y para cuyo mantenimiento es necesario seguir invirtiendo en nuevos proyectos, y en recursos humanos, como hasta ahora, y así lo haremos en 2010 gracias a un presupuesto que es el mejor que este país se puede permitir en la actual situación".

En otro momento, la ministra hizo alusión a la futura Ley de la Ciencia, la tecnología y la innovación, norma que, según explicó, dará respuesta a las reclamaciones históricas de la comunidad científica española entre las que destacó un sistema autónomo de financiación y evaluación de la investigación que garantice la flexibilidad, la estabilidad de las inversiones públicas en la materia y un marco legal específico de las singularidades de la carrera investigadora. En sus palabras, "será, por tanto, una buena ley para la ciencia -largamente esperada por nuestros investigadores- pero al mismo tiempo será también una ley para la innovación".

Especial hincapié hizo también en que España es tras Estados Unidos, el segundo país de la OCDE que, como proporción de su PIB, más recursos públicos dedica a la I+D+I sanitaria; "una inversión que ha crecido en España en los últimos años a un ritmo cercano al 25% anual". Asimismo, señaló que en el campo de las energías renovables se ha logrado traducir el potencial científico y tecnológico en una realidad industrial y altamente competitiva a nivel internacional, y que en número de patentes "sólo nos superan actualmente cuatro países: Estados Unidos, Japón, Alemania y el Reino Unido", concluyó.

Conoce todos los articulos de
Redacción