El legado andalusíRevista digital de la Fundación Pública Andaluza El legado andalusíaño X (2009)

El artista granadino Augusto Moreno expone en el Pabellón de al-Andalus y la Ciencia (Granada)

Redacción El legado andalusí

La muestra, dedicada a las Rutas de El legado andalusí bajo el título “Ensoñaciones de al-Andalus” se presentará en diferentes puntos de las ciudades andaluzas que están incluidas en estas rutas turístico-culturales

"La tarde nos mira". Fotog.: Miguel Moreno
Augusto Moreno, hijo y hermano de artistas –su padre es el célebre escultor granadino Miguel Moreno, de reconocido prestigio nacional e internacional– ha presentado sus trabajos en un soporte que permite la creación de colores y texturas de original y laboriosa factura, pues el proceso, –del que nos informamos a través de sus propias palabras– es el alma misma de la composición final de las obras.

Según comenta el artista, “en distintas ocasiones he manifestado mi interés por la creación de espacios a través del color; la evasión de lo concreto para trasladarme a la sensación; la preocupación por la sugerencia más que por la evidencia; lo recordado antes que lo visto. Una mirada envuelta en el misterio para que se desarrolle la imagen del tema escogido como pretexto. Es así como cobra sentido el título de “Ensoñaciones” para esta exposición con El legado andalusí. Del mismo modo, considero la técnica aplicada como la que mejor manifiesta mis inquietudes pictóricas y con la que mejor puedo expresarme, pues, al fin y al cabo, la técnica es un lenguaje, en este caso, mi lenguaje.

Esta técnica, que a muchos sorprende, la llevo desarrollando durante más de una década. En ella la base es la chapa metálica pero ésta, a diferencia del lienzo que funciona como soporte, es parte activa del proceso puesto que, tanto en la textura aplicada como en el color, la lámina metálica es parte activa del mismo”.

“En las creaciones más pequeñas -prosigue- utilizo una sola lámina de metal, en las demás, trabajo con diferentes fragmentos que uno mediante puntos de soldadura, pues me interesa el carácter constructivo del cuadro así como la manifestación de la chapa como fundamento de la composición.

Una vez cortadas las chapas, procedo a eliminar el pulido industrial que incide en la frialdad del material, mediante un batido con martillo sobre un yunque viejo, el cual, va imprimiendo en el metal las huellas del tiempo y el trabajo realizado, factor muy interesante desde el punto de vista del resultado, puesto que a través de éstas se produce una atmósfera que determina gran parte de las sugerencias. La chapa así batida se acera, por lo que procedo a calentarlas con soplete de gas propano y llevarlas al rojo cereza (recocido) para devolver a la lámina su carácter dúctil y maleable. Una vez aplanadas, planifico el dibujo que realizaré con la técnica del cincelado, propia de la orfebrería. De este modo, el dibujo es una incisión producida por los diferentes cinceles aplicados, lo que confiere a la obra cierto aspecto de plancha para grabar”.

“Realizado el dibujo-cincelado, soldamos los diferentes trozos de chapa mediante puntos con sistema TIG (conjunción de soldadura eléctrica y refrigeración con gas argón, más varilla de aportación) y soldamos también los pernos que la sujetarán al bastidor con soldadura oxiacetílica. La obra está lista para ser pintada. El color no es, en este caso, una aplicación sino una reacción química producida por la acción de ácidos y sales junto a la acción del fuego, que actúan directamente sobre el cobre, principal metal de la aleación de la lámina junto al zinc. El fuego, fascinante elemento que determinará colores y tonos, calienta sobre el metal ácido clorhídrico, nitrato cúprico, sulfuro de potasa, cloruro o nitrato férrico, sales de amoníaco, etc. Las diferentes temperaturas -continúa el artista- determinarán la gama cromática. Ocasionalmente aplico óleo que someto también a la acción del fuego, con lo que el resultado es una especie de esmalte.

Es así como trabajo, dejando en cierta medida que el metal y sus reacciones dirijan mis pasos. Yo ejerzo un control sobre el resultado, el proceso tiene sus caprichos propios”.

Conoce todos los articulos de
Redacción